Curso para docentes

  • Profesores
  • ADMIN, SISG |

En México los embarazos en la adolescencia se han convertido en un grave problema de salud pública. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) seguimos ocupando el primer lugar en embarazos adolescentes entre los estados miembros, con una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad. De acuerdo a cifras reveladas por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), en nuestro país 1 de cada 5 embarazos sucede entre los 10 y los 19 años, y de ellos más del 70 por ciento no son planeados. Asimismo, en México, 23% de las y los adolescentes inician su vida sexual entre los 12 y los 19 años. De estos, 15% de los hombres y 33% de las mujeres no utilizaron ningún método anticonceptivo en su primera relación sexual. Es así que de acuerdo con estos datos, aproximadamente ocurren al año 340 mil nacimientos en mujeres menores de 19 años.

La realidad del estado de Puebla es especialmente preocupante: de acuerdo al Informe Ejecutivo del Grupo Interinstitucional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes del Estado de Puebla (GIPEA), pese a la reducción del número de nacimientos en mujeres entre los años 2017 y 2018, la entidad sigue ocupando el tercer lugar a nivel nacional con mayor número de embarazos en niñas de 10 a 14 años, y el segundo en mujeres adolescentes y jóvenes de 15 a 19, con 18,517 y 588 casos respectivos de enero a octubre de 2018, y con una tasa de fecundidad adolescente de 78.0 en 2019, que se sitúa casi diez puntos por encima del promedio nacional.

Especialmente grave es la situación del municipio de Puebla, donde en el año 2018 fueron atendidas 2,657 adolescentes y mujeres jóvenes por este motivo, lo que en términos prácticos significa que cada tres horas y 18 minutos se atiende un embarazo adolescente en el municipio, que también destaca tristemente por atender gran cantidad de embarazos en mujeres menores de 15 años en sus centros de salud; lo hace aproximadamente cada treinta horas con 30 minutos.

En este sentido, generar estrategias para la prevención del embarazo infantil y adolescente representa una prioridad para el Gobierno Municipal, reconociendo, además, que los cuerpos docentes constituyen actores clave para el desarrollo de esas estrategias desde su rol de educadores en la sexualidad.

Información del curso

OBJETIVO

CONTENIDO

METODOLOGÍA

MATERIALES

COMUNICACIÓN

EVALUACIÓN

Tutores

ADMIN, SISG

ADMIN, SISG